Dulces Regionales La Estrella

Historia del Dulce

Desde épocas antiguas se tiene memoria de la elaboración de dulces que hoy se consideran representativos de México, constancia de ello hacemos referencia al pinole, chocolate, la alegría entre otros que a base de frutas originarias de la gran Mesoamérica, engrandecerían la tradicional canasta de dulces típicos mexicanos. Se disfrutaban de dulces platillos los cuales utilizaban como endulzante natural distintas mieles provenientes del maguey, tuna, mezquite, de hormiga, avispa y especialmente de las abejas. Por su parte, el aguamiel era utilizado para bañar frutas cocidas o se mezclaba para hacer tamales rellenos con jalea de capulín o tejocote.

Por su parte, ante el arribo de los españoles a tierras americanas, la cocina propiamente mexicana tornaría nuevos rumbos ante la incorporación de nuevos dulces provenientes del viejo continente añadiéndosele que las técnicas de elaboración de dulces serian otras. Surgiendo de esta manera la homogenización de dos culturas con raíces tanto autóctonas como hispanas.

Un ejemplo de ello es el Ate; el cual heredado por los Árabes a tierras hispanas y con ingredientes mexicanos se adaptó y pasó de generación en generación, perfeccionándose su sabor y su textura con el tiempo, dando además nuevas opciones de sabores en el mismo postre, ya sea de membrillo, guayaba, pera, manzana u otro sabor.

En este sentido, la ciudad de Morelia, Michoacán se convertiría en la mejor fabrica de ates de todo México.

La historia de los dulces es inmensa ya que cada uno de ellos tiene un origen antiquísimo el cual cabria hacer varios párrafos para hablar de ellos. Nuestra intención es entrelazar el sabor de los tiempos y estos nos den la oportunidad de saborear las variantes de dulces existentes.

Productos destacados

Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com